La mentoplastia, también conocida como genioplastia o reducción del mentón es un tipo de cirugía diseñada para permitirnos cambiar la forma del mentón y así lograr corregir las asimetrías faciales congénitas o aquellas que han sido provocadas por algún accidente. 

Es un tipo de operación que ha logrado destacar en los últimos tiempos gracias a los grandes resultados que otorga. Los cuales permiten que los pacientes obtengan una mayor armonía en la estructura del rostro. Es una operación que suele asociarse con la rinoplastia y la liposucción de papada.

¿En qué consiste la mentoplastia?

Como lo hemos comentado la mentoplastia es una cirugía que se lleva a cabo en el mentón para darle una mayor proporción al rostro, por medio de ciertas modificaciones, logrando así una armonía en los rasgos fáciles. Es por ello que dependiendo de los resultados que se deseen obtener, varían los métodos de intervención. 

Por ejemplo, si lo que se desea es aumentar el mentor, los procesos más comunes a seguir son implantar una prótesis, infiltrar tejido graso o deslizar un fragmento de hueso hacia adelante. Pero si lo que se quiere es disminuir su tamaño, lo más recomendable es la reducción del hueso. 

Principales razones para realizarse una mentoplastia

Actualmente existen múltiples razones por las cuales se debe realizar una mentoplastia, ya sea como procedimiento auxiliar en cirugías ortognática para un mayor equilibrio facial o para corregir anormalidades en el hueso de la mandíbula. También puede ser implementada para armonizar los rasgos faciales o como complemento en la reconstrucción craneofacial. Incluso suele ser utilizada en los procesos de reasignación de género. 

Tipos de mentoplastia

Dependiendo de la forma y posición del mentón, el procedimiento quirúrgico puede variar. Por ejemplo, la mentoplastia de aumento está diseñada para conseguir un mentón más pronunciado. 

Mientras que la mentoplastia de reducción suaviza las facciones, reduciendo el hueso del mentón. Cabe destacar que también existe un tipo de mentoplastia mixta en donde se combinan ambas técnicas para modificar la dirección de la mandíbula. 

¿Cuáles son las ventajas de la cirugía del mentón?

Una cirugía del mentón bien planificada e implementada puede otorgarnos múltiples beneficios. Entre los más destacados se encuentra:

  • Permite cambiar la forma y tamaño del mentón, dándole más fuerza al rostro. 
  • Nos ayuda a corregir las asimetrías faciales, incluso con este tipo de cirugías se puede reconstruir el mentón en su totalidad tras algún traumatismo. 
  • Suaviza las facciones y permite corregir las malformaciones originadas tras un desarrollo asimétrico en los huesos de la mandíbula. 

¿Cómo es el postoperatorio de la mentoplastia?

Este tipo de cirugías suele ser muy poco dolorosa y tiende a ser ambulatoria. Esto quiere decir que los pacientes pueden volver a su hogar el mismo día de la operación y reincorporarse en su rutina diaria a los 2 o 3 días después de la intervención. Pero se deben evitar los esfuerzos, el deporte y cualquier tipo de actividad que pueda tener contacto directo con el mentón. 

Además, en los primeros 5 días deben contar con una dieta blanda y utilizar enjuague bucal antiséptico. Incluso se recomienda no fumar y evitar al máximo la exposición solar para disminuir los riesgos de una mala cicatrización.

Si estás pensando en someterte a una operación de mentoplastia, en Clínica Estética Málaga podemos ayudarte.