La liposucción (también conocida como lipoescultura) es un tipo de intervención que se lleva a cabo con el objetivo de conseguir una figura más estilizada. Para ello, se procede con la eliminación de la grasa localizada en ciertas áreas del cuerpo, como puede ser en caderas o abdomen, en muslos, rodillas, tobillos, entre otras zonas.

El paciente candidato a someterse a una liposucción es aquel que hombre o mujer que, incluso aunque sigue un entrenamiento físico adecuado y frecuente, y mantiene una dieta equilibrada, no consigue perder grasa de algunas partes de su cuerpo. Es muy posible que esta grasa persistente tan solo se pueda perder mediante una liposucción.

¿Cuál es el perfil ideal para someterse a una liposucción?

Además de haber comprobado que ni con el deporte ni con la dieta consigue eliminar la grasa, es recomendable que el sujeto esté en su peso ideal, o cerca del mismo.

Pero todavía más importante es que su piel sea elástica y firme. Precisamente el criterio de elasticidad es el que permitirá que la piel se pueda adaptar mejor, consiguiendo el resultado que se busca.

Aunque habría que estudiar cada caso con precisión, esta intervención no se recomienda para personas que padecen de problemas cardíacos, respiratorios o circulatorios.

¿Para qué se hace una liposucción?

La liposucción ayuda a eliminar la grasa acumulada en las zonas ya descritas. No solo logra una mejora considerable de la figura del paciente, también contribuye a que pueda mejorar su percepción del aspecto y a elevar su autoestima.

Preoperatorio de una liposucción

  • Valoración y exámenes médicos: El cirujano estudiará el historial clínico de cada paciente. Tendrá presente si existe alguna alergia, si se consumen fármacos, el estado de la piel de la zona en la que se va a trabajar.
  • Para que no afecte a la coagulación de la sangre, el cirujano desaconsejará consumir medicamentos con salicilatos durante 15 días antes y después de la intervención.
  • Es importante consultar cualquier duda que se tenga sobre el proceso. El nivel de satisfacción de las liposucciones suele ser muy elevado. Las pocas decepciones que existen suelen estar relacionadas con la falta de realismo en los las expectativas del paciente.

Intervención

La intervención se puede llevar a cabo en una clínica o en un hospital concertado. Se emplea una cánula (que no es más que un tubo pequeño) bajo la piel de la zona que se quiera tratar. Este elemento tendrá el objetivo de succionar la grasa.

La intervención suele ser rápida y es raro que se produzca alguna complicación, aunque deberíamos informarnos sobre ello para tener toda la información sobre la mesa.

Postoperatorio y recuperación

El cirujano recomendará que el paciente lleve una faja compresiva durante unos 30 días. Así facilitaremos a la piel la adaptación a la nueva situación.

Tendrá que seguirse una dieta equilibrada y empezar a practicar deporte suave cuando haya pasado un mes. Así, los efectos de la operación serán permanentes.

Si tienes cualquier otra duda, en Top Aesthetic Center estaremos encantados de escucharte.